Manifiestu (asturianu)


NON AL PAGU DE LA DELDA
NIN UN RETAYU MÁS
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA
PAN, TRABAYU Y TECHU PA TOOS Y TOES



papelpluma

En 2014 atopamos ante una situación desaxeradamente difícil, una situación llende, d’emerxencia social, que mos convoca a dar una rempuesta coleutiva y masiva de la clase trabayadora, la ciudadanía y los pueblos.

Millones de trabayadores y trabayadoras alcuentrense ensin emplegu. Tener unes manos pa trabayar; tener una carrera terminada; disponer de la to capacidá tantu manual como inteleutual y nun atopar un trabayu dignu ye humillante. Tase desperdiciando’l talentu coleutivo d’una sociedá, hipotecando indefinidamente’l so futuru. Los trabayadores y trabayadores nun se merecen esti atropellu a la nuesa dignidá coleutiva.

Cientos de miles de families perdieron la so casa. Nun hai ná más inhumano que desallugar a una familia del so llar, solo p’alimentar la voracidá insaciable d’unos banqueros ensin escupulicios. Banqueros a los que los estaos siervos de la Troika alimenten a cuenta de emprobecer entá más a la clase trabayadora y a les persones más indefenses.
Demientres, la patronal, aprovechando’l drama del paru masivo, apierta les tuerques a la baxa de los salarios y de les condiciones de trabayu a les persones qu’entá tienen un empléu. Trabayadores y trabayadoras que, ante la difícil situación, nun pueden nin siquier cuestionar el so papel de meros esplotaos/es pol capital. El sistema intenta obligamos a amosar agradecimientu a los empresarios, convertíos pol sistema en benefactores de la sociedá.

 

Ye hora de partir el trabayu y la riqueza, y que les persones trabayadores puedan sentise dueñes del so futuru.

La nuesa mocedá nun tien posibilidá de forxar un proyeutu de vida dignu coles polítiques d’anguaño y vese empuesta a buscase la vida nel estranxeru como enantes fixeron los nuesos padres y güelos.

Dicimos non a un sistema patriarcal que mos quier abasnar a dómines del pasáu, quitar el derechu a decidir sobre los nuesos cuerpos, ñegándomos la capacidá pa decidir sobre si queremos o nun ser madres, provocando la vuelta a los llares pa dedicamos a la crianza.

Tamos espereciendo les polítiques executaes pol gobiernu del PP al dictáu la Troika (Fondu Monetariu Internacional, Bancu Central Européu y Comisión Europea), consistentes nel robu de derechos y l’empobrecimiento xeneralizáu de la mayoría social. Estes polítiques que s’enconten nel pagu d’una Delda ilexítima que nun contraxeron los ciudadanos y ciudadanes, son productu de la especulación bancaria y los escesos de los estremaos gobiernos.

Privaticen lo rentable demientres mos retayen el presupuestu en salú, educación, dependencia, tresportes públicos, agua, enerxía, comunicaciones, servicios sociales, etc.., lo que redunda ñegativamente nos nuesos derechos ciudadanos. Ríense de los mayores de nueso que sufren una enorme perda del so poder adquisitivu, mientres ven como los sos aforros de tola vida tán secuestraos pola estafa bancaria de les preferentes y otros productos financieros delictivos.
El gobiernu del PSOE, col sofitu del PP, camudó l’artículu 135 de la Constitución por que se priorice’l pagu de la delda frente a los derechos y necesidaes de les persones. Xustificaranlo diciendo que viviéramos percima de les nueses posibilidaes y qu’había que ser austeros y, por tanto, yera imperativu retayar el déficit. Sicasí, nun hubo nengún retayu  a la hora d’inyectar decenes de miles de millones d’euros pa salvar a los bancos y especuladores.

Tán aprovechando la crisis pa retayar derechos. Estes polítiques de retayos tán causando sufrimientu, probeza, fame ya inclusive muertes y tou por que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios a cuenta de les nueses vides.

Porque mos robaron la llibertá.  Al capitalismu sóbrenlu les llibertaes y los derechos de la mayoría social. Ye un sistema que busca puramente’l beneficiu priváu d’unos pocos y que mos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social d’algame incalculable.

Pa la mayoría social esta crisis-estafa ta significando un xigantescu drama humanu. Sicasí, pa una insignificante minoría supon un gran negociu. Y cuando se protesta, siempres llogramos la mesma rempuesta: la represión y criminalización del sindicalismu de clase y de los movimientos sociales. Ye un sistema que precisa la represión pa caltenese y que tien de ser superáu cola llucha na cai.

La descomposición del réxime surdíu de la Constitución del 78 faise evidente por cuenta de los mesmos elementos presentes na so ñacencia, que tuvo llugar en contra del pueblu, ta escomíu pola corrupción y nun tien denguna llexitimidá. Los derechos y llibertaes fuéronmos robaos pa favorecer los intereses d’una minoría y asegurar los sos beneficios, los mesmos que mos llevaron a esti estáu d’esceición social, a base de desmantelar la educación y la sanidá públiques, d’amenorgar drásticamente les pensiones de los nuesos mayores, d’apoderase de les nueses  viviendes y de pesllar empreses, y despidir a miles de trabayadores y trabayadoras
Los distintos Gobiernos asítiense fora de la llegalidá, converten en negociu los derechos que tanto costaron conquistar y sofiten la corrupción, un fechu xeneralizáu pero non independiente del sistema económicu, que forma parte de la cadarma mesma d’esta sociedá y ye indispensable pal so desenvolvimientu. Tanto los corruptores como los que se dexen malvar formen parte d’esti sistema inxustu de produición y distribución de la riqueza.

Llamamos a los pueblos a qu’exerzan la so soberanía, alzando la so voz de baxo enriba, democráticamente, pa construyir un procesu constituyente que garantice realmente les llibertaes democrátiques, el derechu a decidir y los derechos fundamentales de les persones.

Dende la MARCHA DE LA DIGNIDÁ 22M, consideramos que ye importante encadarmar una movilización xunitaria, masiva y contundente escontra les polítiques qu’atenten escontra los derechos humanos y la xusticia social

Share Button